La historia de las colecciones

Inicio > Colecciones > La historia de las colecciones

Tobias Rehberger, Outsiderin et Arroyo grande 30.04.02 -11.08.02, 2002 © Tobias Rehberger © photo : Manuel Braun

El musée national d’art moderne – centre de création Industrielle heredó las colecciones del musée du Luxembourg —creado en 1818 y destinado a recibir las compras del Estado de obras de artistas franceses vivos— y cuenta con la colección de arte moderno y contemporáneo más importante de Europa, y una de las dos más importantes del mundo, con más de 100 000 obras que datan desde 1905 hasta la actualidad.

La colección, al principio instalada en el Palais de Tokyo en 1947, se fue ampliando con los fondos de los artistas franceses del musée du Luxembourg y con los del Jeu de Paume, este dedicado a las escuelas extranjeras contemporáneas. Jean Cassou, su primer director, se centró en completar las carencias de las colecciones nacionales, solicitando donaciones o realizando compras a los artistas. En esta primera época se crea el primer corpus importante, formado por obras maestras de Henri Matisse, Pierre Bonnard, Robert Delaunay, Georges Braque o Pablo Picasso.

Con la apertura del Centre Pompidou en 1977 y la instalación del museo en el nuevo edificio diseñado por los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers, el fondo de colecciones conoce un impulso definitivo. La vocación multidisciplinar de la institución, orientada a la creación más actual, marca profundamente la política de adquisiciones del Centre Pompidou, centrada en los artistas contemporáneos y en abrirse al arte internacional. Entran por fin en la colección grandes figuras del arte moderno que hasta entonces no tenían presencia en el museo - Giorgio de Chirico, René Magritte, Piet Mondrian, Jackson Pollock… junto a los grandes actores de la escena contemporánea internacional : Joseph Beuys, Andy Warhol, Lucio Fontana, Yves Klein…

El nuevo recorrido del museo —liberado de las antiguas restricciones temáticas— muestra la diversidad del arte contemporáneo y de los nuevos territorios de la creación: aparecen la fotografía, las imágenes en movimiento, el cine experimental y el vídeo. La expansión de las colecciones es espectacular y, en 1993, el museo entra en una nueva fase de su historia gracias a la integración de la creación industrial y de la colección de arquitectura y diseño, lo que dará lugar al musée national d’art moderne – centre de création industrielle. Desde entonces, las colecciones no dejan de crecer, en especial gracias a la generosidad de los donantes, y de abrirse a nuevas escenas.