Skip to main content

¿Quiénes somos?

Me encantaría que París tuviera un centro cultural […] donde las artes plásticas estuvieran asociadas a la música, al cine, a los libros, a la investigación audiovisual, etc.

Georges Pompidou 

El deseo de acercar el arte a todos los públicos

En 1969, el presidente Georges Pompidou decide dotar a Francia de un museo de arte moderno y contemporáneo de envergadura internacional, una gran biblioteca pública (Bpi), un centro de creación industrial y un centro de creación musical (Ircam) reunidos en un solo edificio en pleno centro de la capital francesa. Grandes aficionados al arte, Georges Pompidou y su mujer Claude asimismo firmes partidarios de su democratización. Para la pareja presidencial, el Centre Pompidou debe ser un lugar donde dialogan todas las disciplinas e interactúan artistas y público. Otro de los cometidos del centro debe ser apoyar el arte emergente y fomentar la libertad de pensamiento y el debate. El titánico trabajo de construcción comienza en mayo de 1972 bajo la dirección de Renzo Piano y Richard Rogers, entonces jóvenes arquitectos. El presidente fallece en 1974 y lamentablemente no logra ver terminado el Centre Pompidou. Su esposa lo inaugura el 31 de enero de 1977.

 

Desde su apertura al público su éxito fue inmediato. Curiosos, aficionados, especialistas, parisinos, extranjeros... ¡el Centre Pompidou no deja a nadie indiferente! El lugar, que pretende ser una "máquina cultural", suprime las fronteras entre disciplinas y generaciones y se convierte rápidamente en uno de los cinco monumentos parisinos más visitados. 


La primera colección de arte moderno y contemporáneo de Europa

Construida con paciencia a lo largo de los años, la colección de arte moderno y contemporáneo reúne hoy más de 120 000 obras y es la más rica de Europa y la segunda del mundo, con obras de: Joseph Beuys, Louise Bourgeois, Constantin Brancusi, Marc Chagall, Robert et Sonia Delaunay, Otto Dix, Jean Dubuffet, Marcel Duchamp, Frida Kahlo, Vassily Kandinsky, Yves Klein, Fernand Léger, Henri Matisse, Annette Messager, Joan Miró, Piet Mondrian, Jean Prouvé, Niki de Saint-Phalle, Xavier Veilhan... ¡y muchos más!

 

En los niveles 4 y 5, las obras de la colección ofrecen una experiencia inmersiva única que despliega el hilo de la investigación formal y estética, que es la base del arte moderno y contemporáneo, con una muestra completamente renovada cada dos años y una rotación frecuente de obras que permite actualizar el contenido de las salas sin alterar las referencias históricas. Descubra a su ritmo, por salas y pasillos, la colección de obras del Museo, que destaca por su extraordinaria riqueza y por la diversidad creativa que incluye todas las prácticas artísticas: fotografía, imágenes en movimiento, pintura, escultura, diseño, arquitectura, películas y vídeos experimentales... Enriquecida a lo largo del tiempo por nuevas adquisiciones gracias en particular a generosas donaciones, la colección del Centre Pompidou sigue creciendo y abriéndose a nuevos escenarios. Así, desde la década del 2000, los conservadores del museo desempeñan un trabajo prospectivo para acompañar la globalización del arte y la proliferación de las escenas contemporáneas con la mirada puesta en los países de la antigua Europa del Este, Oriente Medio, África del Norte, América Latina y, más recientemente, Asia del Sur y China, así como África Occidental y Sudáfrica. 

 

Por su colección inigualable, sus excepcionales monografías y sus exposiciones-eventos el Centre Pompidou se ha convertido en el gran epicentro artístico del mundo, con más de tres millones de visitas al año. Entre las exposiciones que han marcado época, cabe señalar "París-Nueva York", "París-Moscú" y "París-Berlín" (1977-1981), "Manifiesto" (1992), "elles@centrepompidou" (2009), sin olvidar las exitosas monografías como las dedicadas a Pierre Soulages en 2009, Salvador Dalí en 2013, Jeff Koons en 2014, René Magritte en 2016 o Francis Bacon, en 2019, que recibieron entre 500 y 800 000 visitas.


Un crisol de disciplinas

El cine también está muy presente en el Centre Pompidou a través de exposiciones, festivales (Hors Pistes, Cinéma du Réel...) o retrospectivas dedicadas a cineastas reconocidos o por (re)descubrir. La Sala grande y la Sala pequeña acogen los espectáculos en directo: danza, conciertos, performances, teatro y otras manifestaciones de creación contemporánea. También albergan conferencias y debates, a veces celebrados en el Foro.

 

Todas estas actividades relacionadas con las artes escénicas, la palabra, el cine y la performance son coordinadas y propuestas por el Departamento de Cultura y Creación, el cual, de acuerdo con la esencia de reflexión y experimentación del Centre Pompidou, desarrolla en cada uno de estos espacios un enfoque de futuro, atento a la renovación de sus formas y a la encrucijada de miradas. En estrecha relación con el Musée National d’Art Moderne, el Ircam y la Biblioteca Pública de Información, conecta las prácticas artísticas contemporáneas y las tendencias actuales contribuyendo a que el Centre Pompidou sea un espacio de diálogo, debate e intercambio entre el conocimiento y la creación.


Declaración de compromisos adquiridos

Para el Centre Pompidou, manifestar sus compromisos es recordar su vocación original: la de convertirse en un centro de arte y cultura en sintonía con los cambios de su tiempo, algo que, hace más de cuarenta años, anticipaba ya la tendencia actual de reclamar a las instituciones culturales que se hagan eco de las inquietudes de los distintos públicos y sociedades.

 

El primer compromiso del Centre Pompidou radica en su relación con la creación: dar a conocer al mayor número posible de personas obras modernas y contemporáneas a través de exposiciones excepcionales, apoyar las voces creativas emergentes con una programación prospectiva respetando en todo momento la libertad y la inventiva de los artistas. A este compromiso inicial se añaden sinuosas líneas que recorren las más variadas formas y disciplinas: a la pregunta sugerida por una exposición se responde con una performance, un ciclo de encuentros, un concierto o una retrospectiva... Estas líneas, a veces cambiantes y efímeras como la actualidad cultural y social, vertebran la programación del museo e impregnan su funcionamiento a largo plazo.

 

La emergencia ambiental, la lucha contra el racismo y la discriminación, la igualdad y el respeto entre géneros, así como la cohesión social y el intercambio de conocimientos son las líneas actuales. Estos compromisos adquiridos por el Centre Pompidou desde su inauguración le han permitido trazar unas trayectorias y referencias que lo han convertido en un lugar en profunda conexión con la sociedad.


La mediación cultural para acercar el arte al público joven

Desde su apertura, el Centre Pompidou fue la primera institución en ofrecer actividades y exposiciones especialmente diseñadas para los más pequeños. La Galería infantil cuenta con una programación íntegramente dedicada a ellos desplegada en diversos talleres o incluso en el Studio 13/16, un lugar dedicado a los adolescentes. 

 

La mediación, oral y escrita, se estructura en torno a dos valores esenciales: la práctica artística y el encuentro con el artista. A través de visitas, talleres, ciclos temáticos, masterclasses y actos festivos celebrados dentro y fuera del establecimiento, el Centre Pompidou busca compartir la experiencia artística con todos los públicos, jóvenes y mayores, gracias a una vasta programación de acciones culturales.  

 

Esta búsqueda de proximidad al público se ve cada vez más respaldada y amplificada gracias a la innovación y al despliegue de la oferta digital. El sitio web del Centre Pompidou ofrece acceso gratuito y fácil a toda la colección, recursos educativos y culturales enriquecidos, nuevas vivencias para los visitantes y mayores posibilidades de compartir e intercambiar conocimientos, experiencias e intereses.


El Centre Pompidou vuela fuera de su ciudad natal

Presente en Metz, Málaga, Bruselas y Shanghái, el Centre Pompidou sale de París para conocer nuevos territorios y nuevos públicos. Fiel a su espíritu abierto y con ganas de compartir su colección y sus conocimientos, el museo realiza múltiples acciones a escala nacional e internacional. 

 

Fuera de Francia, el Centre Pompidou despliega un modelo de desarrollo único que consiste en construir conjuntamente con socios, durante un periodo de 5 a 10 años, proyectos que respondan a las expectativas y especificidades locales en vez de establecer filiales. El socio asegura la explotación de las instalaciones y el Centre Pompidou, en estrecha colaboración con él diseña la programación cultural y aporta su experiencia y todo el asesoramiento necesario en materia de conservación, mediación y acción educativa. 

Además de estas implantaciones, el Centre Pompidou también diseña exposiciones específicas en el extranjero para socios y, por supuesto, acompaña las distintas exhibiciones de las exposiciones. Asimismo, cada año se realizan unos 6 000 préstamos y 6 000 depósitos en todo el mundo.

 

Igualmente imprescindibles, los proyectos realizados en el territorio nacional evidencian su deseo de acercarse a los distintos públicos, invertir más en el ámbito social y promover el acceso generalizado al arte y la cultura. 
El Centre Pompidou-Metz es un buen ejemplo de este anclaje territorial: sigue siendo el centro de arte moderno y contemporáneo más visitado en Francia fuera de la región de Île-de-France. Mille formes, el primer centro de iniciación al arte para niños de 0 a 6 años, también contribuye a esta dinámica. "1 día, 1 obra", la Fábrica móvil o el tiovivo itinerante "Saule et les hoopies", por citar algunos, son proyectos que muestran obras en lugares cotidianos o promueven el interés artístico entre el público joven. 


Experiencia y asesoramiento

El Centre Pompidou, cuya experiencia y conocimiento son reconocidos en todo el mundo, acompaña a través de La escuela de profesionales, creada en 2018, a empresas, asociaciones, instituciones culturales y colectividades locales en Francia y en el extranjero en la realización de diversos proyectos de ingeniería cultural o en sus acciones formativas. 

 

Convencido de que el diálogo entre las empresas y la creación artística actual permite imaginar mejor el mundo del mañana y prepararse para él, el Centre Pompidou ha creado también el Fondo de Dotación Centre Pompidou Accélérations para trabajar con las empresas que deseen implicarse con el mundo artístico, los equipos y el público del Centre Pompidou.

En el corazón de París, un corazón.

Francis Ponge sobre el Centre Pompidou