Skip to main content

Debate / Encuentro

Segun Michael Fried

Artistas y otros pensadores

5 - 14 nov 2014

El evento ha terminado

Anthony Caro, Midday  (1960), Steel, painted yellow, 94 x 38 x 144"/240 x 96.5 x 366cm

Por invitación del Centre Pompidou, el historiador de arte y crítico Michael Fried ha preparado una serie de seis sesiones nocturnas, conferencias y encuentros.
Jean-Pierre Criqui – El título que ha elegido para esta serie de invitaciones, «Artistes et autres penseurs», da a entender que la idea de que exista un pensamiento propio del arte tiene una gran importancia para usted. ¿En qué medida?
Michael Fried – Es una pregunta peliaguda, pero el título que he elegido se presta a hacerla. No quiero insinuar que el arte como tal sea un asunto puramente intelectual. Sin embargo, pienso que el arte más significativo de nuestra época —las esculturas de Charles Ray y las fotografías de Thomas Demand son ejemplos perfectos de ello— está relacionado inevitablemente con problemas teóricos, incluso filosóficos, de una forma muy sutil. Por ejemplo, el trabajo de estos dos artistas insiste en la «intencionalidad» de la obra, saturada por las intenciones del artista, ya sean personales o delegadas, más allá de la intencionalidad generalmente propia del arte del pasado. Los otros invitados, dos historiadores de arte (Ralph Ubl y Molly Warnock), un filósofo (Robert Pippin) y un crítico y teórico literario (Walter Benn Michaels), son practicantes muy instruidos en sus respectivas especialidades.

J-PC – Su carrera como historiador de arte y crítico se desarrolla en tres etapas diferentes.
MF – Supongo que hubo un primer momento influenciado por Clement Greenberg, que culminó en 1965 con la exposición titulada «Three American Painters: Noland, Olitski, Stella», en Harvard. Luego llegó el momento decisivo de «superación» de la teoría del modernismo greenberguiano, como lo manifiestan algunos ensayos de los años 1966-1967, Shape as Form y Art and Objecthood. A mi tesis sobre las fuentes de Manet le siguió un descubrimiento: la prehistoria de la pintura modernista tuvo lugar en Francia entre 1750 y 1760. El inagotable pensamiento sobre la pintura y el teatro del gran Denis Diderot fue otro descubrimiento. De ahí salieron tres libros, más o menos consecutivos: La Place du spectateur, Le Réalisme de Courbet y Le Modernisme de Manet, en los que presento una idea dialéctica de la pintura moderna desde sus orígenes —en Chardin y Greuze— hasta su apoteosis —en Manet—. La relación de la pintura con el espectador es uno de los temas centrales en los tres libros, como también lo es, pero de manera diferente, en varias de mis obras posteriores, entre las cuales: Pourquoi la photographie a aujourd’hui force d’art ?, Four Honest Outlaws: Sala, Ray, Marioni, Gordon, y Another Light: Jacques-Louis David to Thomas Demand.

J-PC – Si consideramos que la historia del arte es una disciplina, ¿en qué estado se encuentra hoy día, en su opinión?
MF – Desde mis primeros años como doctorando, nunca he considerado la historia del arte como un ámbito o una disciplina, a partir de ahí, ¿qué puedo decir? Me conformo con no hacer de ello un motivo de discordia, mientras tenga la libertad de escribir lo que quiera.

Quando


5 - 14 nov 2014
Desde 19h, todos los días excepto martes

Dónde

Petite Salle - Centre Pompidou, Cinéma 2

Artistas/ponentes